El impacto del COVID-19 en las personas que fabrican nuestra ropa

Bangladesh garment industry 1920x960 Bangladeshs garment industry employs about 4.4 million people mostly women. © Drik Gallery 1

¿Alguna vez has pensado en lo privilegiados que somos, yo incluida, de haber nacido en los países pertenecientes al G-20? ¿Cómo de afortunados somos de vivir en países donde uno puede soñar con un futuro más prometedor? Aunque hay algunos defectos en nuestros sistemas políticos, la mayoría de nosotros contamos con unos derechos humanos básicos y siempre podemos tener al menos una oportunidad de luchar contra la injusticia.

Desafortunadamente, muchas personas no tienen este privilegio. La pandemia (COVID-19) ha demostrado algo de lo que ya éramos conscientes: la moda rápida o fast fashion se produce a expensas de los derechos laborales.

La industria de la confección en Bangladesh emplea a alrededor de 4,4 millones de personas, en su mayoría mujeres. © picture-alliance/NurPhoto/M.Hasan

Es hora de despertar y parar de comprar en un sistema construido por quebrantar los derechos humanos

En la industria global de la moda, las marcas normalmente pagan sus proveedores a las semanas e incluso meses después de su entrega. Esto significa que los proveedores pagan por adelantado los materiales o los tejidos y, en respuesta a la pandemia (COVID-19), muchas marcas de ropa y distribuidores decidieron no ocuparse de esos pedidos, dejando a las fábricas la única opción de destruir o retener los productos no deseados ya fabricados y despedir a sus trabajadores en masa.


Bloomerg informa que esto ha impactado en la vida de 1.2 MILLONES de trabajadores. Aproximadamente 1.5 BILLONES de dólares de pedidos de ropa de Bangladesh.

Bloomberg

Siendo justos, algunos de los grandes compradores internacionales como Primark, H&M, Inditex, Marks & Spencer o URBN (Anthropologie, Urban Outfitters, Free People), entre otros, han prometido mantener su compromiso y cumplir con sus contratos, aunque no se haya establecido un plazo para los pagos, teniendo en cuenta la urgencia de la crisis y su catastrófico impacto en los trabajadores.

Por qué la moda rápida necesita pagar (#PAYUP)

La cuenta de Instagram @remakeourworld, una comunidad de diseñadores, adictos a IG, narradores o storytellers y feministas están usando su voz y creatividad para hacer visibles a las mujeres invisibles que impulsan la industria de la moda. Este increíble equipo está impulsando una campaña en las redes sociales para llamar a estas marcas a pagar (#PAYUP) el dinero que se les debe a los respectivos trabajadores de la confección.

Esto es bastante sencillo y obvio una vez que abres tus ojos y te das cuenta de que le estás arrebatando la libertad a otra persona; nuestra ignorancia nos ha permitido comprar dentro de un sistema construido por quebrantar los derechos humanos. Si estas marcas masivas no pagan por sus pedidos de producción, sin tal pago, muchos trabajadores se enfrentan al desamparo y al hambre.

Información y tendencias laborales y de derechos humanos de los principales países exportadores de prendas de vestir de Asia como resultado de la pandemia a través del Centro de Recursos sobre Empresas y Derechos Humanos aquí.

View this post on Instagram

/ URBN, enough is enough. It’s time to #PayUp for cancelled orders! ⠀ URBN, the parent company of Urban Outfitters (@urbanoutfitters), Free People (@freepeople), BHLDN (@bhldn), and Anthropologie (@anthropologie) still owe millions of $$$. ⠀ Since URBN has been unable to respond to the 270k petitioners who’ve supported #PayUp since when the pandemic first hit, SIX MONTHS AGO — we figured we’d keep you updated on what they’ve been up to, instead of yanno, paying their garment workers. ⠀ At the start of the pandemic, URBN home office employees (current and former) were *required* to report to work in person to sustain e-commerce during city-advised (Philadelphia) shutdowns. ⠀ Workers had to come into close contact with individuals such as: models (while dressing them and applying makeup) and freelancers, some from New York, where the pandemic hit hardest in March. ⠀ There is evidence to suggest that URBN deliberately minimized the severity of the pandemic and also hid information from employees. ⠀ It was totally justified tho! Denise Albright, Chief Operating Officer for Anthropologie North America, told employees on a March 18 call that “it’s extremely essential that we get the [digital] sales to offset some of the major losses we’re going to have.” ⠀ And YET, the company doesn’t seem to be struggling! During their quarterly reporting, their shares shot up more than 15% and the company announced a $34 million PROFIT. ⠀ DESPITE the increased sales, their values remain low! 🚫 URBN prevented suppliers from generating invoices by refusing to receive deliveries — materials were already sourced + labor accounted for. ⠀ ALWAYS ready to NOT play by the rules, URBN invoked the force majeure provision of their contracts w/ suppliers, a legal feature that is typically interpreted narrowly to prevent misuse. URBN then went further to impose 30% discounts, gutting 30% of the payment suppliers should have been receiving. ⠀ The WORST part? The URBN team do not even try to hide it. The company proudly credits ‘disciplined inventory control and better-than-expected top-line performance for the gains’ to investors. ⠀ URBN, no excuses — spend your profit on your people and #PayUp

A post shared by 𝗿𝗲𝗺𝗮𝗸𝗲 (@remakeourworld) on

Desde que Remake lanzó la campaña el 30 de marzo de 2020, 21 marcas han accedido a pagar, la más reciente siendo Primark. Sin embargo, el momento de esta noticia llega cuando la marca lanza una “colección ecológica”, por lo que, desafortunadamente, este lanzamiento tiene claros elementos de greenwashing (lavado de imagen verde).

¿Qué puedes hacer?

  • Firma esta petición en charge.org para apoyar la iniciativa
  • Boicotea las marcas que no han pagado a sus trabajadores por no pagar sus productos
  • Apoya la campaña #PAYUP en redes sociales, apoyando o compartiendo las publicaciones

Para los recién añadidos a la petición #PAYUP o las recientes victorias de #PAYUP, puedes encontrar la lista completa de marcas aquí.

Puedes marcar la diferencia apoyando este movimiento en los medios sociales. ¡PON TU PARTE!

Traducción por Lucía Cano

2 respuestas a “El impacto del COVID-19 en las personas que fabrican nuestra ropa”

  1. La avaricia mueve el mundo por desgracia.

    1. Totalmente… es una pena, pero es así.

Deja una respuesta